INCINERACIÓN DE RESIDUOS ESPECIALES, PELIGROSOS Y PATÓGENOS

La incineración es un proceso térmico de destrucción de contaminantes. INDARSA cuenta con hornos especialmente diseñados para incinerar residuos especiales misceláneos y residuos patógenos.

CÓMO FUNCIONA

Los residuos se incineran en una cámara primaria estática, a temperaturas superiores a 800 °C. Los gases generados son sometidos a un proceso de post-combustión, operando a temperaturas superiores a 1100 °C, en cámaras secundaria y terciaria, asegurando el tiempo de residencia, la turbulencia y la temperatura adecuadas para destruir los compuestos orgánicos contaminantes.

Los gases procedentes de la post-combustión son enfriados y tratados por vía húmeda alcalina en un tren de lavado, compuesto por distintas etapas, neutralizando en el proceso los contaminantes inorgánicos (SO2, NOx, metales) y reteniendo material particulado. La emisión final a la atmósfera se realiza por chimenea. Este sistema cuenta con control en línea en tiempo real de temperaturas, presiones, concentración de los principales gases contaminantes, material particulado y otros parámetros críticos.

Todo el sistema es controlado automáticamente por un PLC (controlador lógico programable) y las emisiones de gases se contrastan con los niveles guía estipulados por la legislación vigente, para verificar su cumplimiento.

Como subproducto residual se obtienen cenizas, cuya disposición final se realiza en rellenos de seguridad especialmente diseñados, dado que las mismas suelen poseer características peligrosas irreductibles.

La incineración, como proceso de tratamiento, permite eliminar los contaminantes presentes en los residuos sólidos incinerables y reducir significativamente el volumen de los mismos, hasta un 98%.

AIzaSyA3S7bZI1oToCH8CJPQM7jThVv3kGBrFoo